lunes, 20 de mayo de 2013

Berenjena caramelizada en canelón de queso fundido.

Cari fratelli…, 

Nos gusta la berenjena berenjena… 

Hubo una época en que casi no se comían en casa, pero tuvimos la suerte de que a los pequeños les empezaron a gustar y a partir de ahí dimos rienda suelta a la imaginación...esta es la última preparación que hicimos y que nos encantó. Un plato de cuatro o cinco bocados, pero simpático y contundente. Bien para la cena o para un primero a mediodía..y se hace en nada, de verdad.




Untamos con aceite de oliva un papel de cocina ( ya de por si antiadherente...pero eso solo es lo que dice la propaganda..y eso que es Albal)...y echamos tres o cuatro montoncitos de queso Mozzarella rayado del que se usa para pizza. 

Se distribuye homogéneamente y se mete al horno ya precalentado a 250ºC. 





Una vez introducida la bandeja se puede apagar el horno porque con la temperatura que ha cogido llega de sobra para que el queso vaya fundiendo perfectamente. Ese punto medio quemado.... es adrede!!… Le queda de lujo. 




Una vez fuera, con la ayuda de un cuchillo se van levantando y despegando fácilmente y se colocan sobre el lomo de unos vasos de cocina para que cojan la forma curva. Lo de canelón del título...., en realidad es "medio canelón"...., bueno, en realidad como esto nació un día cualquiera en nuestra cocina, cuando a Irene le pregunté como le vamos a llamar a esto me dijo a la primera " Caneloys". 

No quería ser tan prepotente en el título, pero ya les quedó el nombre..



Bonitos, eh??...
( ... los Caneloy´s.....jejeje)



Bueno, pues mientras esto sucedía, fuimos pelando y cortando la berenjena en tacos pequeños y rehogando en una sartén con aceite de oliva del mejor que haya por casa...otro día podemos hablar de aceites. Reconozco que soy afortunado y me regalan más aceite que vino...y yo hago ya lo mismo..El aceite virgen extra, sin pasarse, es una maravilla para cocinar.

Esta vez le piqué muy menuda una cebolla pequeña que había por la nevera, que casi no se nota.

Un poco de sal..., unas gotitas de salsa Perrins, corrigiendo de agua para que siempre la base de cocción sea  espesa y no se pegue... y finalmente cuando ya la berenjena está blanda blanda, eché una cucharada de mielcon el fuego ya  apagado y revolviendo hasta que se ligó bien...

El olorcito no os lo puedo describir aquí...no valgo para esto, pero de verdad que es buenísimo..y claro, empiezas a segregar como el perro de Pavlov..., de eso se trata, de disfrutar lo que cocinas, que si no te haces un bocata de jamón york y queso y ya está..!


Pensé agregarle unos taquitos de jamón cortados pequeños, pero esta vez no..., buscaba el sabor rotundo de la berenjena en un canelón de mozzarella, que no le anula nada el gusto. El tomate parece Solis pero no, es de unos botes de semiconserva que hace mi tía Esther en el Bierzo ...., de locura ese tomate.  ( Pero a Esther le dedicaré una entrada con el membrillo, que de verdad he probado muchos, porque nos gusta con locura..., y yo mismo lo preparo, pero como eseeee. No hay otro !!!!).


En fin, lo del jamoncito solo era puramente ornamental...aunque al final lo comimos, claro .... y le queda fenomenal al plato.



Bueno, y este es el plato. Suave! no os quejéis. Dice el refrán.."berenjena, ni hincha ni llena". O sea que vale perfectamente para una estupenda cena. Triunfaréis seguro.

El palillo es necesario, le da un toque casero de verdad.

Con todo, desde que me puse yo solo pim-pam... a preparar el queso, cortar la berenjena y todas las vueltas que os conté..., unos 25 minutos.  Eso con la radio puesta y una Estrella 1906 bien fría a mano es un paseo… y quedas como un cardenal !!

Animaos. No os defraudará.

Un saludiño!




2 comentarios:

  1. Muy buena pinta. Este me lo copio. Ya te diré qué tal me sale... un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Graciassss!! Si lo preparas de sorpresa..., no habrá nada ni nadie que se te resista...!!! Un abrazo

    ResponderEliminar