viernes, 7 de junio de 2013

Endivias escondidas en canutillo de queso y jamón york.

Cari fratelli…,

Las endivias o te gustan o no te gustan... No hay término medio. Pasa un poco como con la berenjena.

Yo ya no me acuerdo cuando fué la primera vez que las comí, pero me debieron gustar porque hoy son una de mis cenas favoritas. dan un poco de trabajo porque hay que cocerlas, preparar una bechamel y un golpe de horno,  pero si te planificas bien en un casi nadita están listas...

Uno de esos platos auténticamente de mamá, de toda la vida..., te parece que lo hubiese inventado ella pero te das cuenta de que aquí casi todo ya está inventado. 

La receta que vamos a comentar admite unas cuantas variaciones, pero la pongo porque además de estar riquísima, hay mucha gente que todavía no mete en casa este vegetal, o piensa que tan solo se pueda usar en ensalada...

Para hacerlas en crudo, cortamos y desechamos la parte blanca de la base, lavamos bien la hoja y presentamos con la parte cóncava hacia arriba rellena con algo...,  una salsa rosa, ... un poco de queso Philadelphia y una anchoa, ....o con una salsa de queso Roquefort reducida, o una simple vinagreta de pimiento tomate y cebolla picadita todo en crudo.......(cualquier día pongo unas fotos pero os lo imagináis perfectamente..).

Así acompañadas son siempre algo ligero y muy fresco. Seguro que estáis cansados de tomarlas así.. En fin, que la endivia impregne el bocado con ese sabor tan caracteristico que tiene, tirando a amargo, pero que el sabor del acompañamiento también sea protagonista y perdure algo más….

Para los que no estéis acostumbrados a la endivia cruda, no tengáis miedo al saborporque os acabarán quedando los sabores de aquello que las acompaña o en todo caso un saborcillo...mmm, que os pedirá comer otra...., y a la tercera que toméis ...¡ya os gustan!.


Vamos a nuestro tema.... Endivia cocida. Hoy Mar está en la cocina…, solo me dedicaré a hacer fotos.

Separamos las hojas y les quitamos el exceso de tronco blanco que es lo más amargo, las lavamos bien.



Las cocemos unos minutos en agua con sal  hasta que queden blandas. Pueden ser unos 7- 8 minutos,  o menos de la mitad si lo hacemos en la olla rápida. Quien disponga de hervido al vapor pues mejor todavía….





Extendemos una loncha de jamón York, superponemos una o dos lonchas de queso de sandwich (según queramos más o menos contundencia), colocamos unas 3 o 4 hojas de endivia por encima del queso...... Si tenemos a mano unos microtaquitos de jamón serrano magro... (pero "micro"
 eh?)..., se los dejamos caer encima de la endivia también.






Envolvemos todo como si fuera un brazo de gitano y vamos colocando los rollos separados en una fuente. Facilita mucho para que no se deshagan si se le ponen unos palillos atravesando el rollo....( es que con la crisis,  igual vas con toda ilusión al charcutero a pedirle 200 gr de Jamón York y te lo corta tan fino que las lonchas se rompen todas...).

En las fotos veis todo al revés de lo que os estoy contando y el Jamón va por encima del queso...ahora lo entendéis verdad? lonchas transparentes que no aguantarían el enrollado..... 
Tengo que cambiar de charcutero... 




Preparamos una salsa bechamel .... Va un resumen de la bechamel más rápida del mundo..:

Ponemos en una sartén  antiadherente 2 tazas de leche, un buen pellizco de sal y una cucharada de café de margarina. Fuego medio. Cuando se deshaga la margarina estará lista de temperatura para ir agregándole cosas…




Primeramente agregarle el resultado de disolver en frío 4 cucharadas soperas de harina en una taza de la misma medida que las anteriores…



Al disolver en frio pocos grumos se forman, pero si no queremos ninguno, la pasamos por un colador para mezclarla con el resto. Seguimos sujetando el fuego en una cosa intermedia..., si la temperatura es muy alta nos va a cuajar muy rápido en el fondo de la sartén y aunque el sabor no se pierde la textura se  fastidia por completo...




Apuramos la disolución con una cuchara de palo...aquí no se tira nada..



Agregamos un toque de pimienta blanca molida y siempre-siempre un poco de nuez moscada... 



Ya empieza a estar algo consistente....Seguimos revolviendo todo el rato…






Ya estaba lista hace 2 fotos, pero no me digáis que no son buenas….




 Volcamos por encima cubriendo los rollos, ya os lo imaginabais... Hay que cubrirlos.




La presentación queda más bonita a mi parecer si no sale nada de endivia por los extremos del rollo, como si fuera un canelón sorpresa... (porque incluso de sorpresa, le gustará a 9 de cada 10 que se lo pongáis delante..).




                    
Ya habíamos puesto hace un rato el horno a toda caña (solo gratinado) ....

Finalmente espolvoreamos queso rallado por encima justo antes de meter la fuente al horno.  Buscamos que en pocos minutos quede la bechamel y el queso con ese punto que le guste a cada uno, pero que yo particularmente lo aprecio un poco quemadito, como en la foto... 






Reconozco que a veces se me pudo ir  un poco la mano y se quemaron bien.....No se tiene por qué enterar nadie.... Le quitas esa capa, te pones las pilas y a la segunda vez que lo haces, lo clavas!

Os propongo cronometrar lo que duran esos cuatro bocados que se le dan a cada rollo de endivia, seguido de los ruidos del tenedor en el plato para rapiñar la bechamel o el moja-moja del pan que queda el plato que ya no hace falta lavavajillas... y el besin al final de "papá qué rico..."..., eso no tiene precio chaval!!

Propondré a la madre superiora que cultivemos en el convento este exquisito manjar..., en internet se ve que algunos lo hacen parecido al cultivo de setas... Algo hay que hacer con tanto tiempo libre....

Es un platito resultón.... La novicia que lo prepare va a ser la "endivia" de toda la Congregación....

Bó proveito camaradas!

Dedicado a quien me lo enseñó y tan exquisitamente lo cocinaba..

1 comentario:

  1. Esto lo preparo yo este fin de semana sin falta. Ya lo sabes pero te lo repito ME ENCANTA TU BLOG

    ResponderEliminar